La habanera de la ópera Carmen

 

Sebastián Iradier escribió en 1863 la habanera "El Arreglito". En 1875, diez años después de su muerte, un dubitativo Georges Bizet buscaba un aria de obertura para su cantante estrella Célestine Galli-Marié. En realidad había compuesto para la obertura una canción con acompañamiento coral en ritmo de seis por ocho. Galli-Marié, que tenía por entonces 35 años, empero, se imaginaba algo característicamente “gitano”, lo que por entonces era sinónimo de español. La Galli-Marié rechazó doce composiciones de Bizet. El compositor, molesto, escribió a la biblioteca del Conservatorio de Paris: „Les ruego que me envíen la lista de canciones españolas que se encuentren en su posesión“. Así dio con "El Arreglito", la habanera de Sebastián Iradier. La treceava tentativa de obertura contentó al fin a la Galli-Marié. Desde el principio se murmuraba que la melodía recordaba mucho a una canción del difunto Iradier. El proprio Bizet calificaba la habanera como “inspirada de una canción popular española”. Bizet murió pocos meses después del estreno de "Carmen". Su, o mejor dicho, Ia habanera de Iradier se convirtió en una de las arias más conocidas de la historia de la música..